Conoces sobre el Sistema Start/Stop? ¿Existe algún riesgo real al usar el Start/Stop?

Compartir publicacion

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Desde hace muchos años, el ahorro en combustible y la reducción de las emisiones contaminantes han sido dos de las principales preocupaciones de la industria del automóvil. Una de las respuestas más eficaces es el sistema de arranque Start-Stop.

El sistema Start/Stop se ha convertido ya en una de las tecnologías más habituales de nuestro a día a día. Desde pequeños urbanos a superdeportivos hacen ya uso de tecnologías Start/Stop en pos de reducir consumos y emisiones, sin embargo, todavía existen muchos miedos y aún más desconocimiento alrededor de las ventajas e inconvenientes reales de hacer uso de los sistemas de parada y arranque automático del motor. 

La mayoría de los trayectos del día a día son cortos y por ciudad, lo que conlleva un mayor uso de marchas cortas y gran número de paradas. ¿Cómo economizar combustible entonces? La tecnología Start-Stop ayuda a optimizar el rendimiento del motor, de tal manera que este sistema de arranque del automóvil apaga el motor cuando está al ralentí y lo vuelve a encender cuando se pisa el embrague.

El Sistema Start-Stop es una gran idea también para reducir las emisiones contaminantes

Algunas de las preguntas mas frecuentes sobre el Sistema Start/Stop

¿Existe algún riesgo real al usar el Start/Stop?

¿Merece la pena desactivar la función Start/Stop?  

El Start/Stop es una de las mejores herramientas para reducir consumos y emisiones en ciudad

¿Cómo funciona el Start/Stop?

No hace falta estudiar ni aprenderse ningún manual para la utilización de este sistema de encendido porque se acciona de manera autónoma y muy sencilla. El conductor tan solo tiene que pisar el embrague para que se inicie, mientras que al levantar el pie del freno será cuando se vuelva a accionar.

Los ingenieros de Bosch, marca que ha desarrollado y perfeccionado este sistema de arranque, han creado un software de regulación en consonancia con los fabricantes de vehículos para que su operatividad pueda estar presente en la mayoría de automóviles.

El sistema Start/Stop fue concebido para acabar de una vez por todas con todas esas situaciones donde permanecemos parados con el motor en marcha. Estas situaciones suelen representar de media un 30% de los trayectos habituales en ciudad, y por eso equipar un sistema Start/Stop puede llegar a alcanzar reducciones de consumo de hasta el 15% la teoría respalda siempre el apagado del motor, pues la optimización del arranque de las mecánicas modernas consigue que apagar y volver a arrancar el motor sea más eficiente que mantenerlo encendido – siempre y cuando hablemos de paradas superiores a 10 o 20 segundos –

La arquitectura habitual del sistema Start/Stop se compone de un motor de arranque “reforzado”, una batería más capaz y un motor de combustión interna optimizado para no verse penalizado en lubricación y refrigeración por continuos sucesos de parada y arranque.

Con el paso del tiempo, los sistemas Start/Stop han conocido diferentes variantes, como los alternadores reversibles o los sistemas de carga paralela mediante condensadores para aliviar a la batería principal del trabajo continuado de carga y descarga.

Por regla general, los sistemas Start/Stop se nutren de los sensores del vehículo para saber qué queremos hacer.

La parada del motor se produce siempre y cuando detenemos el vehículo o deceleramos hasta velocidades inferiores a 5 Km/h. El arranque se produce bien cuando soltamos el pedal de freno en coches automáticos o accionamos el embrague en coches con cambio manual. Si los primeros coches con Start/Stop hacían perceptible y hasta incómodo el proceso de parada y arranque, hoy en día su funcionamiento es casi instantáneo.

Suscríbase a nuestro boletín

Recibe actualizaciones y aprende de los mejores

Mas de tu interes:

¿Quieres conocer nuestros servicios?

escríbanos y manténgase en contacto